Volver

Quiero dejar en una buena situación a mi familia cuando ya no esté. ¿Cómo lo hago?

Puedes empezar por nombrar a un beneficiario de tu seguro de vida. En este caso, cuando se produzca un siniestro, esta persona designada por el tomador del seguro tendrá derecho a una indemnización. Por tanto, asegurado y beneficiario son personas distintas.

El beneficiario de un seguro de vida puede ser cualquier persona, independientemente de su edad. Sin embargo, si dicho beneficiario no está emancipado, la indemnización la gestionará su tutor o tutores legales. Además, los beneficiarios de este tipo de seguros pueden cambiar en cualquier momento a través de un escrito que redactará el tomador a la compañía en cuestión.

Contratar un seguro es muy sencillo y tus familiares se encontrarán siempre cubiertos aunque a ti te suceda cualquier cosa. Y ya lo sabes, si necesitas saber si el beneficiario eres tú tan solo tienes que consultar el registro público. ¿A qué esperas para beneficiarte de todas estas ventajas? Empieza a vivir con tranquilidad desde hoy.